Consejos para un hogar más saludable.

Hogar

 

Es evidente que, en la situación actual, el hogar ha cobrado más importancia que nunca. Ha quedado claro que el estado de este y nuestro bienestar están muy relacionados. Y dado que el confinamiento nos ha alejado de nuestras rutinas diarias de forma temporal y nos mantiene en casa durante más tiempo del que estábamos acostumbrados, quizás es un buen momento para plantearse cómo convertir nuestra casa en un espacio más saludable todavía, ante la incertidumbre de lo que está por venir.

Por eso, según expertos como Jorge Marqués, CEO de Privalore (y cofundador de Evalore), hay una serie de medidas que podemos adoptar para hacer del hogar un entorno ideal para minimizar el impacto del confinamiento en nuestro bienestar.

 

  • Optimizar la ventilación: lo mejor para reducir el nivel de contaminación es mantener el espacio aireado, por lo que lo más recomendable es mantener abiertas ventanas contrapuestas que permitan corrientes a través de la casa.
  • Disponer de sistemas de purificación: hay diferentes opciones que nos permitirán eliminar virus y bacterias del aire.
  • Instalar acabados saludables y antimicrobianos: hay distintos elementos como el barniz del parqué, la pintura plástica, sellantes o adhesivos que pueden favorecer la propagación de microorganismos. Por eso, tenemos opciones como dar acabados en pintura fotocatalítica, que elimina la presencia de tóxicos de otros acabados.
  • Disponer de mobiliario saludable y antimicrobiano: las lacas, barnices y el PVC pueden contener componentes tóxicos para nuestro organismo. Hay empresas que ya desarrollan líneas de muebles antimicrobianos y con composiciones mucho menos nocivas.
  • Establecer un protocolo de limpieza adecuado: hay que utilizar productos de limpieza saludables, desinfectar aquellas zonas con más contactos (como teclados, pomos, agarradores…) y nunca está de más evitar la lejía en todo lo posible.
  • Instalar un filtro de agua para el consumo: con opciones como filtros de ósmosis inversa o carbón activado, podremos disponer de un agua de mayor calidad para nuestro cuerpo.
  • Mejorar la iluminación: conviene maximizar todo lo posible nuestra exposición a la luz natural, antes que la artificial. Además, es recomendable usar luz fría (con más porcentaje de azul) en zonas como el baño o la cocina y cálida (más anaranjada) en salones o dormitorios.
  • Facilitar el uso de espacios exteriores: sobre todo en momentos de confinamiento, los espacios exteriores pueden suponer un gran apoyo a nuestro bienestar, por eso no debemos cerrar las terrazas e incluso es recomendable adaptarlas para hacer alguna actividad física.

 

 

Fuente(s): Idealista.