Ingvar Kamprad, el presidente de IKEA puede ser considerado tacaño, ahorrador…

Si no conoces su historia aquí encontrarás algunos detalles que, como mínimo, te sorprenderán.

 

En una de sus visitas a España, tras acceder a su habitación de hotel, regresó a recepción donde les comunicó que había habido un error en la asignación de su habitación. El encargado del hotel comprobó el nombre y la habitación y no encontró el error: Ingar Kamprad habitación siute. Rápidamente nuestro protagonista pidió que le pasaran a una habitación simple: “una siute era demasiado grande y cara para él… a pesar de tener una sonada cuenta bancaria con más de 10 ceros “.

¿Tacañería? o puede que … el hombre que no gastaba ni cuando era millonario.

Ingvar Kamprad es un ahorrador compulsivo. cuando viaja en avión va en clase turista. “no creo que llegue antes si voy en primera”, asegura. También ha mantenido hasta hace poco un volvo de 1993 y es un habitual en los baratos comedores de las tiendas Ikea; además ser fan las rebajas.

Otro detalle de, ¿su obsesión por el ahorro?, es que obliga a sus empleados a usar los papeles por ambas caras, y a sus diseñadores a ahorrar céntimos reduciendo las medidas de los muebles en milímetros. Gracias a esa manía monetaria levantó el imperio de los muebles baratos que ahora cuenta con cientos de tiendas por todo el mundo. Tiene el record de ser el mayor consumidor de madera del planeta.

Su catálogo es ya tan famoso que hace ediciones globales de más de 200 millones de ejemplares: es el libro más impreso de la Historia. 

Se calcula que IKEA vale unos 55.000 millones de euros;  y todos son de la familia kanmprad pues ikea no cotiza en bolsa, sigue siendo un negocio familiar.

FUENTE: IDEALISTA.COM/NEWS