precios deapi

La inflación del precio y sus consecuencias

La inflación del precio inicial a la hora de vender una vivienda es una práctica bastante habitual en el sector, pero ¿es realmente esta la mejor opción?

En España este sobreprecio se ha estimado que suele rondar entre el 10% y el 25% (según la fuente consultada). Así hay casos en los que una vivienda valorada en 200.000€, puede ser captada por un agente con una propuesta de 220.000€, para finalmente acabar en venta por 240.000€.

Esta práctica puede verse como algo que desprestigia la profesión, ya que implica una despreocupación inicial por el precio. No obstante, el precio final siempre vendrá determinado por el mercado.

La realidad es que no es solo una práctica común, sino casi una regla no escrita: aproximadamente el 85% de los pisos estaban sobrevalorados en un 20%.

¿Realmente aumentar el precio tiene alguna ventaja?

Cuando el mercado está en alza, sobrevalorar inicialmente una vivienda hasta un 15% es una posibilidad real, ya que la subida de los precios compensará esta inflación. En cambio, en la situación de hoy en día, lo que implica es una exclusión de posibles compradores que no hará otra cosa que retrasar la venta. Como se dice habitualmente, “quemar la vivienda” (cuando se publica por primera vez una vivienda es cuando más gente se interesará o la descartará por el precio).

Aparte de que inflar el precio inicial resta transparencia al sector, no debemos olvidar que cada vez es más fácil informarse correctamente sobre cual sería un precio justo. Esto puede llevar a descartar una vivienda antes o una negociación mayor. El resultado al final es el mismo: bajar el precio inflado.

 

Fuente: Idealista.