Las parejas jóvenes solo pueden alquilar un piso asequible en 13 de los 128 barrios de Madrid.

El alquiler y los jóvenes en España

 

Esta es la realidad para muchos jóvenes en España con un sueldo medio.

A pesar de tener estudios superiores, los contratos temporales y la precariedad de los sueldos les hacen imposible mudarse a un piso de alquiler; y así lo han señalado los últimos análisis de EL PAÍS.

Los expertos en finanzas recomiendan dedicar al alquiler como máximo el 30% de los ingresos, una condición difícil de cumplir. Con un sueldo medio, realmente una pareja solo podría vivir en el 1 de cada 10 barrios de la capital. Hablamos de barrios con rentas bajas como Entrevías o Palomeras (que están convirtiéndose en los paraderos actuales de jóvenes profesionales).

Este sería el caso para una pareja de entre 30 y 34 años en Madrid, cuyos ingresos medios en conjunto serían de 2.565€ mensuales, pero en el caso de los jóvenes de entre 16 y 29, la situación es otra, teniendo que dedicar más de un tercio de sus ingresos al alquiler para encontrar un piso asequible.

¿Falta de subvenciones?

Por otra parte, hablar de las ayudas públicas al alquiler es hablar de quedarse corto. El año pasado la Comunidad de Madrid recibió más de 28.000 solicitudes de las cuales solo se aprobaron poco más de 4.000.

En la práctica, lo que acaba sucediendo es que los jóvenes viven en cualquier parte de Madrid gracias a que comparten piso, cuentan con ayudas familiares o dedican más de un tercio del sueldo al alquiler. No hablamos de un problema exclusivo de España, en el resto de países europeos los precios siguen subiendo, pero con sueldos mayores la carga es menor.

Aún con todo esto, Madrid es todavía el destino favorito de jóvenes profesionales de toda Europa. A pesar de los sueldos precarios, la capital implica un avance en sus carreras.

No hay que olvidar que en zonas como Vallecas, ante la llegada de este nuevo público, ya están subiendo los precios de la vivienda acorde a la demanda inesperada. A su vez, se está notando un aumento de nuevos comercios como gimnasios, bares de cerveza artesanal… En definitiva, cada vez es más evidente la transformación de estos barrios y el perfil que va a dominar en ellos.