Seguimos aquí para lo que necesites.

 

Hemos vivido y estamos viviendo una situación muy complicada, por lo que, en primer lugar, queremos mandar a nuestros clientes todo nuestro apoyo. De una forma u otra, nos hemos visto afectados gravemente en nuestras vidas, y estar unidos es la mejor forma de sobrellevarlo.

Queremos aprovechar la ocasión para recordaros que seguimos tratando de ofrecer el mejor servicio posible a pesar de las dificultades en las que nos encontramos. Por eso, si alguien requiere de nuestras habilidades profesionales, no dude que podemos hacernos cargo de la forma más eficaz posible para ayudarle a solucionarlo.

De hecho, ahora mismo, dos de las situaciones que más precisan de una gestión profesional como la que podemos ofrecerle son:

  • La negociación de los precios de venta y alquiler de los inmuebles.
  • La tramitación de herencias.

 

Negociación de los precios de venta y alquiler.

Tanto arrendadores como arrendatarios se encuentran en una situación compleja, y con el fin de solucionar los problemas que puedan surgir en la relación, podemos ofrecer con nuestra intervención llegar a la solución más favorable para ambas partes.

En los casos de venta de inmuebles, nosotros como peritos tasadores judiciales también podemos dar consejo para obtener en sus productos las mejores condiciones posibles.

negociación de precios y alquileres

Tramitación de herencias.

Desafortunadamente, la crisis sanitaria ha elevado en gran medida el número de fallecimientos. Sabemos que estas situaciones implican trámites de herencias que no son fáciles de llevar a cabo. Por eso, recordamos que podemos encargarnos de llevar a cabo estas gestiones, aportando con nuestro conocimiento los precios idóneos en los inmuebles en función del destino que vayan a tener. De esta forma tendrá realizados los trámites profesionalmente y con total garantía.

Tramitación de herencias

 

Por último, de parte de todo el equipo de Deapi, queremos enviar a ánimo a todos para superar esta difícil situación que nos ha tocado vivir. Y recordar que, cuando todo esto pase, seguiremos aquí para lo que haga falta.