Hacer limpieza, poner nuestras pertenencias en cajas y cargar un camión son cosas muy obvias que hay que hacer durante una mudanza. Pero, ¿qué pasa con todos los documentos oficiales? ¿Y con las suscripciones al correo postal? ¿Y que hay que hacer con los contratos de los suministros de energía, Internet y teléfono fijo? Esta es la parte que menos se ve cuando nos mudamos de piso, sin embargo tiene la misma o incluso más importancia que el embalaje de las cajas. Porello, para que no pille con poco tiempo, te recomendamos que sigas nuestros consejos y acabar con todo el papeleo cuanto antes.

1. Cambia la dirección de tus documentos

Al comprarnos un piso es importante modificar la residencia de todos los documentos oficiales así como de las suscripciones que nos llegan por correo ordinario. Algunos de los documentos oficiales como el carnet de conducir se pueden modificar de forma online, en este caso desde la web de la Dirección General de Tráfico (DGT). Sin embargo, otros como el certificado de empadronamiento o el Documento de Identidad (DNI) se tienen que modificar de forma presencial en el ayuntamiento de tu nueva ciudad – si es el caso – o en la comisaría de policía más cercana a tu nuevo domicilio. Recuerda que también tendrás que modificar la dirección en Hacienda, la Seguridad Social, el banco y todas las suscripciones que te lleguen por correo.

2. ¿Qué hacer con los contratos de tu casa actual?

En el caso de los contratos con los suministros energéticos, como titular tienes la opción de dejarlos dados de alta para los siguientes propietarios o inquilinos, o darlos de baja cuando dejes el piso.

Nuestra recomendación es la siguiente: si la casa se va a alquilar o comprar dentro de poco es mejor dejarlos dados de alta para así evitar que los nuevos inquilinos o propietarios tengan que pagar por los derechos del alta. Solo se necesitará realizar un cambio de titularidad en los contratos, lo que no supone ningún coste ni para el anterior ni para el nuevo titular.

En cambio, si la vivienda va a quedarse vacía durante un largo periodo de tiempo, no conviene seguir pagando por un servicio que no va a ser utilizado. En este caso, la mejor decisión es dar de baja los contratos de luz y de gas natural. Cuando la casa se alquile o compre de nuevo, los nuevos inquilinos tendrán que solicitar el alta de la luz y pagar los costes relacionados con este trámite. Puedes consultar cuánto costaría volver a dar de alta el servicio visitando este enlace.

3. Prepara el nuevo piso

Lo ideal al mudarnos a una nueva casa es tener ya todo listo para entrar a vivir. Por ello te recomendamos que antes de la mudanza prepares todos los contratos de energía, Internet y teléfono de tu nueva vivienda. Para cualquiera de los servicios que vayas a contratar en tu nueva vivienda, te recomendamos que utilices un comparador de ofertas: una herramienta totalmente gratuita y online que busca la mejor tarifa según tus necesidades y requisitos. No dudes en visitar la siguiente página web si quieres más información acerca de las tarifas más económicas de luz y gas natural.